miércoles, 28 de diciembre de 2011

LA CORPORACIÓN: ANÁLISIS DE NUESTRO MUNDO.

A continuación, a lo largo de seis entregas, vamos a realizar un comentario de un documental antiguo que llamó mi atención hace tiempo y que nos ayuda a comprender qué hace que estemos donde estamos y el peligro que corremos al dejarnos manipular.
Es un documental muy útil para ayudar a que ni a nosotros ni a nuestros hijos nos tomen como muñecos de trapo.
Húndase en el sillón y deje que este documental le abra los ojos.
Este documental, dos de un grupo de tres, nos hace ver cómo unos cuantos (mediante corporaciones) en diferentes ámbitos juegan con nosotros con el único fin de conseguir beneficios económicos, pero evitando todas las responsabilidades.
El título del primer episodio de este segundo documental es muy esclarecedor: <<corporaciones: instituciones o psicópatas>>.





El vídeo comienza con el primer psicópata. Brawn confiesa haberse alegrado del exterminio del 11-S (¡vaya barbaridad!), porque le hizo ganar mucho dinero (¿cómo se puede ser tan ruin?). Lo peor es que lo dice todo con esa cínica sonrisa…<<¿A cuánto se estará vendiendo el oro?>>. ¿Qué dirían las víctimas? ¿Qué dirá usted, querido lector, que es más inteligente que este monstruoso ser sin alma?
Sin embargo, ésta no fue la primera vez, ni será la última, que se gana dinero  a costa de miles de muertes de inocentes.
El mismo psicópata (¿cómo lo habrán convencido para que participara en esto? ¡Tan listo para unas cosas y tan poco inteligente para otras!)  pone otro ejemplo, remontándose a 1991 a la guerra del Golfo. Época en la que el precio del crudo subió no ya a las nubes, sino a la estratosfera. Por ello, estos especuladores deseaban que se alargara la guerra. Mientras, crisis en todo el primer mundo (provocando absurdos cambios de gobiernos; vamos, como ahora).
La voz en off nos recuerda que esto es así desde antiguo, pero que en un tiempo <<las cosas se consideraban demasiado sagradas como para que se considerasen oportunidades de enriquecerse>>.
El siguiente apartado se denomina: <<los problemas con los límites>>. Aquí Jeremy Rifkin nos recuerda que la sociedad del Medioevo llevaba <<una vida colectiva>>. Dentro de toda la barbarie había <<un sentido de responsabilidad colectiva>>, eso que en nuestros días se ha olvidado. El débil ser humano ha continuado en la faz de este planeta que estamos liquidando por ser un animal social, como advertía Aristóteles. ¿Qué pasaría, entonces, si se comienza a buscar los beneficios propios a costa del bien del prójimo? ¿A esto se referían los maya con la fecha de 21 de diciembre de 2012 como la llegad del fin del mundo? Nos queda poco para recular. Cuanto antes, mejor.
¿Cuándo empezó esto de considerar la propiedad? Nada más ni menos que con los tan de moda: los Tudor. Es con ellos con los que se empieza a parcelar, así como a vender y comprar la tierra (origen de la industrialización). Continuó con los océanos, con el aire… Todo se puede (que no se debe) vender y comprar. Todo esto es la privatización de los bienes comunes.
Elaire Bernard nos lanza una pregunta: <<¿por qué sólo se considera riqueza lo que está vallado? Ella considera que es usurpación de la riqueza colectiva. Ejemplo caro  lo tenemos en la terrible idea de querer privatizar el agua que nos suministra Canal de Isabel II, para que unos pocos se enriquezcan robando lo que es de todos.
El filósofo Mark Kingwell nos hace ver que desde que empezamos a privatizar nos hubo un momento de marcha atrás al empezar a considerar bien común algunos asuntos. De modo que pone un ejemplo muy ilustrativo: en EEUU hubo un momento en el que el servicio de bomberos estaba privatizado. Si tu casa se estaba incendiando y llegaba una brigada que no coincidía con el símbolo que tuvieras en la pared, ésta pasaba de largo (nada, ser humano a la parrilla).
Este filósofo nos recuerda que es muy importante que una serie de cosas (atención a las imágenes) esté en manos públicas por seguridad tanto física como mental e intelectual. ¿Por qué hacerlo privado de nuevo si ya se ha visto que es perjudicial? Recordemos el retraso educativo en España hasta la II República (y luego durante la Dictadura).
A continuación, el lingüista y sociólogo Chomsky comenta lo que significa privatización. Resulta muy claro al respecto: <<significa que se toma una institución pública y se la das a un tirano irresponsable>> (genial, como siempre). Claro ejemplo lo tenemos en la Comunidad Autónoma de Madrid, cuyo interés por sus propios beneficios económicos (para sí mismos como individuos) da lugar a la privatización de bienes comunes y necesarios en una sociedad como la Educación y la Sanidad (dos de los elementos que los expertos e intelectuales consideran invendibles). En fin, veremos ahora cómo esta avarienta política se extiende por el país, destrozando el duro trabajo de treinta años de democracia.
Me encanta la buena explicación que hace Chomsky sobre las ventajas de la pública frente a la privada en momento de crisis, echando por tierra toda la retrógrada política de nuestro nuevo Gobierno, pero ideas antiguas que nos han conducido a lo que estamos ahora. Es decir, que cuanto más se privatice, más problemas tendremos a la hora de enfrentarnos a una crisis (vaya, muchas gracias, Aznar).
Chomsky hace una referencia a que los economistas no tienen conocimiento divino de todo lo referente a la economía. Así se ve en la siguiente cita <<si queremos salvarnos, los economistas tendrán que aprender a restar>>.
El cierre de este apartado lo traen las desesperanzadas palabras de Barlow, que afirma que muchos consideran que llegará un momento en que se privatizará todo. Y por ese camino vamos. ¡Hasta el aire que respiremos!


Ver también  parte IIparte III, parte IV.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se agradecen los comentarios, especialmente para no sentirme como una loca que habla sola. Saludos.