sábado, 13 de julio de 2013

GÉNEROS LITERARIOS IV: GÉNERO DRAMÁTICO.

El teatro es el género al que pertenecen las obras que se conciben para ser representadas por unos actores ante un público. Las obras de tea­tro pueden estar escritas en prosa o en verso.

En las obras de teatro casi nunca hay un narrador. Los personajes se expresan directamente mediante el diálogo entre ellos. El lector o el espectador va si­guiendo la vida, los pensamientos y la forma de ser de cada personaje por me­dio de esos diálogos, y de este modo va conociendo la acción que se desarrolla en la obra.

4.1. LOS SUBGÉNEROS TEATRALES O DRAMÁTICOS.

La obra teatral puede adoptar distintas formas. Algunas son breves y de carác­ter humorístico; otras son largas y serias; las hay que incorporan la música y las hay que son simples improvisaciones orales sobre un guión escrito. Se clasifican en subgéneros mayores y menores. Nosotros vamos a dedicarnos a los mayores, que son tres: la tragedia, la comedia y el drama o tragicomedia.



4.1.1. LA TRAGEDIA.

 La tragedia es una forma teatral que se caracteriza por estos rasgos: a)       los personajes pertenecen a la clase alta; b) están dominados por grandes pasiones y en­frentados a un destino adverso que no pueden evitar; c) el final es trágico, ya que la influencia del destino provoca la muerte del protagonista o de varios personajes.

4.1.2. LA COMEDIA.

La comedia es una forma teatral que se caracteriza por estos rasgos: a)       los personajes pertenecen a a la clase baja y viven conflictos poco importan­tes (con frecuencia, estos conflictos surgen por algún malentendido que da lugar a situaciones cómicas);  b) se emplea el humor para criticar costumbres o personalidades de la época,; c)       el final suele ser feliz.


4.1.3. TRAGICOMEDIA O DRAMA.

El drama es una forma teatral que  presenta rasgos de los subgéneros anteriores: a)       los personajes son tanto de clase alta como baja y  se ven envueltos en un problema importante; b) pueden mezclarse situaciones serias con otras distendidas; el final suele ser desgraciado, aunque también puede tener solución feliz.


Si te gusta la entrada, suscríbete a El ballet de las palabras: el blog cultural. by Email

1 comentario:

  1. ¡Menudo trabajazo te has marcado para un sábado, je je!

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios, especialmente para no sentirme como una loca que habla sola. Saludos.