jueves, 5 de diciembre de 2013

LA PROSTITUCIÓN Y LA FALTA DE EMPATÍA.

Que la prostitución sea la profesión más antigua del mundo quiere decir que nos quedamos con las tradiciones menos inteligentes, que aún hoy no comportamos bárbaramente al quitar la dignidad de algunas personas, de esclavizarlas. Podemos engañarnos a nosotros mismos diciéndonos miles de absurdas falacias, como que la prostitución es necesaria o que siempre ha estado ahí y por eso no ha de desaparecer, incluso, que esas mujeres no tendrían otra profesión.

La verdad es que estamos maltratando y utilizando a otros seres humanos. ¿Será el ansia de sentir poder sobre los demás? Ni lo sé ni me importa realmente. Lo que me preocupa es saber que este tipo de <<negocios>> basado en el maltrato desaparecería si se educara bien a los niños y adolescentes a fin de que luego no se convirtieran en <<clientes>> de actos tan denigrantes para otros seres. Falta empatía e inteligencia social.

El Huffington Post sacó un reportaje este fin de semana sobre el tema. Podréis leerlo pinchando en el enlace, pero destacan las siguientes citas:

<<Mi llegada a la prostitución, a los diecisiete años, fue el resultado de una infancia terrible. Mi madre me abandonó, mi padrastro abusó sexualmente de mí. Me habían humillado, me habían hecho creer que era un objeto sucio. El daño ya estaba hecho. En la adolescencia, me vi en la calle>>.

 <<Viví la prostitución como una serie de violaciones, sin dejar de preguntarme cómo todos esos hombres podían venir tan tranquilos. Ni uno solo se preocupó por mi miseria. Pagaban por eso, para comprar el derecho a poder preocuparse sólo por sí mismos>>.
¿Qué piensan ahora aquellas personas que condenan el mal llamado <<maltrato de género>> pero aprueban la prostitución? ¿Su mente ha visto ya las semejanzas?


Podéis leer todo el artículo AQUÍ. Son las palabras de una exprostituta.


Si te gusta la entrada, suscríbete a El ballet de las palabras: el blog cultural. by Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se agradecen los comentarios, especialmente para no sentirme como una loca que habla sola. Saludos.